S E R Y N O S E R


29 - 10 - 2010
Un ERE para los políticos
Pues sí, a grandes males, grandes remedios. María Dolores de Cospedal ganó el año pasado 241.480 euros, la mayoría de origen público. Ha hecho una auténtica carrera, duplicando sus abultados ingresos en muy poco tiempo, lo que le ha dado para adquisiciones y cancelaciones de deudas que sus representados no pueden afrontar. Lo sabemos porque en Castilla-La Mancha existe la posibilidad de conocer esas cuentas, al igual que en la mayor parte de los países democráticos. Del resto de nuestros políticos apenas tenemos datos. De ministros y del presidente del gobierno que a estas alturas parece casi el peor remunerado de nuestros próceres con 91.982,40 euros anuales.

Nuestra Constitución –como todas las democráticas- consagra que la soberanía reside en el pueblo. El pueblo, a ver, tú y yo, la sociedad, la gente: los políticos son nuestros representantes. Y cobran por su función y de los partidos políticos que también sostienen nuestros impuestos –como debe ser en un sistema de libertades-, las reducidas cuotas de los militantes, y donaciones particulares que no sé yo si regalan a fondo perdido o cómo –aunque ésa es otra historia-.

Bien, estaréis conmigo en que no podemos permitirnos mantener esta nómina. Tenemos que hacer una reducción de plantilla –a todas luces está sobredimensionada para empezar-. Sin duda, ajustar los emolumentos de quienes decidamos mantener. Restringir sus gastos. Facilitar su despido. Congelar sus pensiones –en muchos casos asignadas de por vida-.

Y aún planteo ir más allá. Entendámonos, no se trata de atentar contra los fundamentos de un Estado de Derecho basado en la representación popular, en la toma de decisiones a favor de la mayoría. No, ni mucho menos, todo lo contrario. De hecho, sucede que esta empresa común parece incluso haber desviado sus objetivos. El colmo de la estupidez es pagar a nuestros gestores para que beneficien a los mercados, empresas e intereses privados, y esquilmen a la mayoría de la población, mermando logros que parecían consolidados. A pesar del adocenamiento inducido y generalizado de la ciudadanía, nuestro personal –los políticos- se ha constituido como problema fundamental de los españoles. Se impone estudiar un Expediente de Regulación de Empleo.

Lo explicaré de una forma didáctica. Cuando uno no se puede pagar una asistenta, se lava, se friega y se plancha por sí mismo. Yo no puedo seguir costeando a buena parte de nuestros asistentes políticos. El sueldo de Cospedal –por poner el ejemplo más comentado estos días- debe estar basado en su excelencia y eficacia, no me cabe duda. Me perdonaréis la inmodestia pero probablemente yo, como muchos de vosotros, nos expresamos mejor que ella, usamos alguna neurona más, buscamos el bien de una mayoría “mayor” que los intereses privados que ella y su partido defienden (o que hoy mantienen la mayoría de los partidos), somos bastante menos retrógrados, y, si el truco consiste en mentir y manipular, la inteligencia permite aprender, siquiera dejando a un lado la ética. Un ratito aunque sea. Y hoy ya no insisto en cómo, además, un grupo significativo de ellos nos roban a manos llenas.

Mi propuesta no es subversiva. Está basada en la lógica y en la eficacia que mandan en el libre mercado (del que solo combato sus excesos). Y voces muy autorizadas y poco sospechosas de ir tirando piedras a los escaparates andan en la misma línea. Mi querido José Luis Sampedro comentaba el otro día –con 93 años- que, en el actual desarrollo tecnológico, los parlamentos masivos están obsoletos. Una docena de personas –elegidas, por supuesto- y asistidas por una buena red de expertos con ordenadores que muestren, al momento, los fundamentos y resultados de cada decisión, harían una función mucho más eficiente.

Y elegir a los mejores y más preparados como manda la democracia desde los griegos. Estos dispendios, insisto, no nos los podemos permitir. ¿O sí?


Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España
Enlace de Web Emisora: www.attac.es
 
COMENTARIOS


Nombre:

Web:

E-Mail:

Comentario: