S E R Y N O S E R


25 - 11 - 2010
Regeneración Intestinal con KUZU
Creo que es un tema muy apropiado para hablar después de tantos excesos. Ahora, después de las fiestas debemos ayudar a nuestro intestino a que vuelva a estar en buenas condiciones.Hemos tomado mucha cantidad de proteína animal, azúcares y alcohol en muy poco tiempo, así que nuestro cuerpo es incapaz de asimilar tal cantidad de alimentos ingeridos estos días. Por tanto, muchos de ellos se quedan en el intestino creando putrefacciones y otros, son expulsados por nuestro cuerpo en forma de diarrea.

Tenemos los intestinos saturados, así que desde aquí te ofrezco la oportunidad de conocer el Kuzu (Pueraria hirsuta matsum o lobata): Es un almidón extraído de unas raíces volcánicas que son molidas, lavadas y secadas al aire. Su origen es chino y no hay que confundirlo con el arrurruz, planta americana (Maranta arundinacea). Se utiliza para los hígados sobrecargados y los intestinos debilitados. Así que nos va de maravilla después de tantos atracones.

Antes de continuar diciendo las maravillosas propiedades del kuzu, quiero que seamos conscientes que cualquier alteración en nuestros intestinos va a crear una serie de putrefacciones y fermentaciones saturando a nuestro hígado, que se verá incapaz de eliminar todas las sustancias tóxicas formadas en el intestino. Entonces se producirá una invasión microbiana desde el intestino al torrente circulatorio y se fijará donde ella quiera. Así, surgen las gripes, amigdalitis, fiebres, infecciones vaginales, dolores de cabeza, herpes, problemas de piel, acné…

Por tanto es muy importante tener un intestino sano, limpio y regenerado.
Sé que muchas mamis estarán pensando que con el Actimel que le dan a sus hijos todos los días todo está arreglado. Pues tengo que deciros que ésto no es así, ya que las Lactobacillus sintéticas que se le añaden y otras bacterias beneficiosas no son eficaces por el tratamiento de envasado, pausterización, aromas añadidos, etc. Es decir, la industria láctea está vendiendo algo que no está vivo. Por tanto si quieres alimentos que alimenten nuestra bacteria Lactobacilus de nuestro intestino deberíamos tomar: alcachofas, toda la familia de los Allium (cebollas, puerros, cebollinos…), y alimentos fermentados como kefir, yogur ecológico de cabra, chucrut (col fermentada), miso y tempeh (soja fermentada).

Ahora que tenemos las cosas un poco más claras, sigamos con el Kuzu. Tiene las siguientes aplicaciones:
- Dolores articulares, hepatitis, cirrosis, resacas; regeneración de la flora intestinal; gripes; alergias; desinflamación de los intestinos; problemas de pulmón; fiebres; procesos infecciosos; problemas de la piel.
Lo preparamos diluyendo una cucharadita de kuzu molido en una tacita de agua fría y luego se echa en un cazo de agua hirviendo, removiendo con una cuchara de madera durante unos minutos hasta que quede transparente y gelatinoso, siempre a fuego lento. Dejamos que se entibie y tomamos en ayunas. Si necesitamos hacer más tomas, como en el caso de problemas de pulmón e intestino delgado, podemos añadirlo a una sopa de verduras al final de la cocción.
Os aseguro que tomando Kuzu durante un tiempo, notaréis como se regula vuestro intestino, dejando a un lado los estreñimientos o las diarreas.
Pero si nos sentimos realmente bloqueados y estancados a causa de una sobrealimentación que viene de tiempo, no nos iría mal unos cuantos enemas (con té japonés bancha o un poco de sal) o irrigaciones colónicas o una hidroterapia del colon. Eso sí, sin abusar de estos remedios ya que debilitan la actividad peristáltica normal del colon y arrastran parte útil de la flora intestinal.

Uno de los mejores estímulos para el buen funcionamiento intestinal es una vigorosa caminata, especialmente por la mañana temprano y dos vasos de agua a temperatura corporal en ayunas. También los baños son buenos remedios:
- Baño vital: en el bidé, se efectúan lavados en la zona abdominal y los genitales, dos o tres minutos, con agua a una temperatura de 18ºC, fuera de las digestiones, con los cuales se refuerza toda la tonicidad intestinal. – Baño de agua fría sobre las caderas, de dos a tres minutos, estimula simultáneamente todo el sistema nervioso y circulatorio, activando los movimientos del intestino.

Por último decir, que el consumo repetido de alimentos grasos, aceites y lácteos, así como farináceos contribuye a disfunciones intestinales crónicas, ya que estos productos producen una acumulación de mucosidades y grasa en los intestinos y en todo el cuerpo. Os recomiendo para comenzar bien el año:
- Comer los cereales en forma de grano enteros, cocidos en olla a presión o hervidos: arroz, cebada y mijo. Es mejor evitar comer pan, pastas y granos partidos como el bulgur. De vez en cuando pueden comerse panes de grano germinado, siempre que se mastiquen bien.
- Evitar las pastas de frutos secos como el de nuez, avellana o de alimentos grasos, junto con fruta y sus zumos, hasta que nuestros intestinos vuelvan a la normalidad.
- Los alimentos fermentados como el miso y el tamari, los pickles naturales y las umeboshi (ciruelas fermentadas) que fortalecen el intestino. Usarse moderadamente y en pequeñas cantidades.
- Las verduras de hoja verde como la col, berro, perejil y las partes verdes del apio, daikon, zanahoria y nabo pueden comerse diariamente. Deben escaldarse lo justo para que se ablanden un poco.
- Cuando los intestinos están muy yin o expandidos, evitar el aceite en la cocina hasta que mejore la condición. Como decoración pueden usarse semillas de sésamo siempre molidas. Puede tomarse cada día el té de kuzu, llamado ume-sho-kuzu (un poquito de umeboshi, unas gotas de tamari y una cucharadita de kuzu) con un poco de jengibre rallado, hasta restaurarnos.
- Efectuar masajes profundos para estimular los intestinos. El punto del intestino grueso sobre el dorso de la mano puede usarse para este propósito. Masajear el punto presionando profundamente y frotando con un movimiento circular. Masajear cada mano 5 minutos.
- Evitar comer 3 horas antes de acostarse.
- Practicar masajes sobre los hombros para liberar el estancamiento intestinal, ya que los meridianos del intestino grueso y delgado corren a lo largo de los hombros.

En fin, os deseo de todo corazón que estos consejos nos sirvan de ayuda y nos hagan conscientes de que los excesos y la ‘comida adulterada‘ no nos beneficia.

No confundid el kuzu con el arruruz. No es lo mismo. La función del almidón de arruruz (Maranta arundinacea) es para espesar salsas y no tiene las propiedades regenerativas del kuzu. Hay otros almidones que se llaman arruruz en Asia y Australia (especies de los géneros Tacca, Hutchenia y Canna).

Encontremos nuestro equilibrio y nuestra paz intestinal.
Salud y Buenos Alimentos.
yodisasi
Enlace de Web Emisora: www.nutricionencasa.com
 
COMENTARIOS

07 - 08 - 2015
carmen
karmeleurteaga@gmx.es

Es eficaz en los tratamientos de quimioterapia.



Nombre:

Web:

E-Mail:

Comentario: