S E R Y N O S E R


22 - 02 - 2011
Terapia de Aceite
Realizar diariamente la terapia de aceite

La terapia de aceite es un método simple, pero sorprendentemente eficaz para limpiar la sangre. Se ha mostrado útil en numerosos trastornos, entre los que se encuentran las enfermedades sanguíneas, las pulmonares y las hepáticas, las anomalías en dientes y encías, los dolores de cabeza, las enfermedades de la piel, las úlceras gástricas, los problemas intestinales, la falta de apetito, las enfermedades coronarias y renales, la encefalitis, las alteraciones nerviosas, la mala memoria, los trastornos de la mujer, la hinchazón de la cara y las bolsas bajo los ojos. La terapia consiste simplemente en tomar pequeños sorbos de aceite y enjuagarse con él la boca.

Para esta terapia se necesita aceita de girasol, de sésamo o de oliva sin refinar y prensado en frío. Por la mañana, preferiblemente al despertarse o en algún momento antes del desayuno, hay que tomar una cucharada sopera de aceite, pero no tragársela. Lentamente, se enjuaga la boca con el aceite, se mastica y se pasa entre los dientes durante tres o cuatro minutos. De este modo, el aceite se mezcla con la saliva y activa las enzimas liberadas, las cuales extraen las toxinas de la sangre. Por esta misma razón, es importante escupir el aceite cuando transcurran esos minutos, a fin de evitar reabsorber las toxinas. Se observará que el aceite se torna de un color blanco lechoso o amarillento (saturado de toxinas y de miles de billones de bacterias destructivas).

Para optimizar los resultados, este proceso debe repetirse un par de veces más. Después, se enjuaga la boca con media cucharadita de bicarbonato sódico o media cucharadita de sal marina sin refinar (disueltos en agua). Estas soluciones eliminan los restos del aceite y las toxinas. De manera adicional, se pueden cepillar los dientes para asegurarse de que la boca queda bien limpia. Se recomienda cepillarse también la lengua.

Entre los aspectos más visibles de esta terapia, destaca la eliminación del sangrado de encías y la blancura de los dientes. Durante el transcurso de una enfermedad, puede repetirse el procedimiento tres veces al día, pero siempre con el estómago vacío. La terapia de aceite mejora y fortalece la función hepática al eliminar de la sangre las toxinas que el hígado no pudo desechar o purificar en un momento dado, con lo que se beneficia todo el organismo.

Extracto del libro “La Limpieza Hepática y de la Vesícula”, de Andreas Moritz.


Vínculos relacionados:

Recuperar Nuestro Poder

http://regionsolar.foroactivo.com/t105-el-rincon-de-las-terapias-alternativas#1219

http://redjedi.foroactivo.net/t770-la-salud-es-lo-primero?highlight=la+salud+es+lo+primero
Enlace de Web Emisora: concienciaecumenica.wordpress.com
 
COMENTARIOS


Nombre:

Web:

E-Mail:

Comentario: