S E R Y N O S E R


28 - 04 - 2011
Ramesh: Ego
¿Cuál es la esclavitud? La esclavitud es: «yo» soy una persona separada con libre albedrío y responsable de mis actos, por lo cual «yo» debo hacer buenas acciones. ¿Cuál es la esclavitud? El ego es la esclavitud. ¿»Quién» es feliz o «quién» es infeliz? El ego, el sentido personal de ser el hacedor. El cuerpo no puede ser feliz o infeliz. Así que el que es feliz o infeliz es el ego. ¿Y qué es la liberación? La liberación es el liberarse del sentido alternante de felicidad e infelicidad. La liberación es la comprensión final, total, dentro del corazón, de que no existe un hacedor, no existe el que vivencia.


Cada religión te dice que te deshagas del ego, pero «aquel» a quien las religiones le dicen que se deshaga del ego, ¡es el ego! ¡Le dicen al ego que se deshaga del ego! Pero el ego no va a cometer suicidio. Por lo tanto, la verdadera pregunta es: ¿quién creó el ego? Que hay que deshacerse del ego, de acuerdo. ¿Pero quién creó el ego? Tú no creaste el ego. ¿De dónde pudo haber provenido el ego? ¡De dónde más sino de la Fuente! Llámalo Fuente, Conciencia, Energía Primaria o Dios, no hay diferencia alguna, mientras comprendas que es la Fuente, el Uno sin-segundo.


Así que el ego también ha provenido de la Fuente. Por eso denomino al ego hipnosis Divina. La hipnosis es que «yo» me considero un ser separado con el sentido de ser el hacedor. ¿Por qué ha creado la Fuente la hipnosis de la separación?


Porque sin separación no sucederían las interrelaciones humanas. Es únicamente debido a esta separación que tenemos la amistad y la enemistad, el amor y el odio. Todo eso surge únicamente porque cada individuo se considera a sí mismo como un ente separado. Y sin las relaciones entre humanos la vida tal como la conocemos no sucedería.


Recuerda, la Fuente, habiendo creado este ego a través de la hipnosis Divina, está en el proceso de eliminar la hipnosis en algunos pocos casos, no en todos los casos. Así que el ego—el sentido de separación, la hipnosis Divina, el sentido personal de ser el hacedor— básicamente ha sido destruido por la Fuente, en el caso de algunos organismos mente-cuerpo denominados «sabios».


¿Qué es lo que permanece en el caso del organismo cuerpo-mente que llamamos «sabio»? Permanece la programación. Por eso puedes tener a diez sabios, en cada uno de los casos ha sido eliminado el sentido de ser el hacedor, y sin embargo llevan vidas distintas. ¿Por qué? Porque la programación es diferente. En otras palabras, a pesar de que el ego ha sido destruido, la Fuente continúa utilizando los organismos cuerpo-mente de los sabios de la misma forma en que utiliza otros organismos cuerpo-mente: entrando información y obteniendo un resultado. Así que los organismos cuerpo-mente de los sabios continúan funcionando exactamente igual que antes, pero sin el sentido de separación y el sentido de ser el ente activo, el hacedor.

Si el organismo cuerpo-mente del sabio está programado para que se enoje con facilidad, entonces antes de que ocurriera la liberación ese sabio se enfurecía con rapidez. Y después de la iluminación ese sabio continúa enfureciéndose con rapidez. La programación consiste en que surja el enojo. La única diferencia es que antes el aún no-sabio solía decir: «No debería enfurecerme con mis amigos. A mis amigos no les gusta. Y me dicen que no debo enfurecerme porque me sube la presión arterial. Por eso debo controlar mi enojo». Todo eso era el involucrarse por parte del ego, lo cual solía suceder antes de que el ego fuese destruido. ¿Qué sucede luego de que el ego ha sido destruido? Cuando surge el enojo, la ira, el sabio no dice: «Estoy enojado. No debería enojarme». Él no dice esto. El enojo que surge y su efecto son meramente presenciados, Incluidas las consecuencias. Por el otro lado, si algo está sucediendo y surge la compasión, anteriormente el ego hubiera dicho: «Yo soy una persona compasiva y la gente debería respetarme». Pero luego de la destrucción del ego ya no ocurren estos pensamientos. El sabio no piensa de esta manera. Todo lo que ve es el surgimiento de la compasión y cómo toma su curso.


La compasión del sabio puede tomar cualquier forma. Si encuentra a alguien herido quizás le ponga una venda, o si ve a algún necesitado le dé algo de dinero. De esa forma la compasión surge y toma su propio curso, pero el sabio nunca se involucra en esa acción como «su» acción. De acuerdo con mi concepto, ésa es la única diferencia. El sentido personal de considerarse el hacedor ha sido borrado para siempre. Él sólo presencia las cosas en el momento que suceden, no la toma como «mi» acción o la acción de otro. Si una acción de otro organismo cuerpo-mente le hace daño al sabio, el dolor estará allí. Pero al saber que nadie hace nada, que todo lo que hay es la Conciencia, el sabio no puede odiar a nadie. ¿A quién va a odiar? Todas las acciones son acciones de Dios, o, si prefieres decirlo de otra manera, todas las acciones son el funcionamiento impersonal de la Conciencia. Así que, ¿a quién va a odiar el sabio? ¿A la Conciencia? ¿A Dios?


Con la destrucción del ego, el sabio ya no siente orgullo; el sabio ya no siente culpa; el sabio no siente envidia ni odio por nadie. Así que la ausencia de culpa, orgullo, odio, envidia, hace que la vida sea más pacífica. Y eso ha sido el propósito de la búsqueda: la misma paz que existe en el estado de sueño profundo, pero en el estado de vigilia. Mi concepto de toda búsqueda espiritual es tener aquella paz que prevalece en el estado de sueño profundo incluso durante el estado de vigilia, durante la vida diaria. Y esa paz prevalece en tu vida diaria cuando sucede esto: cuando no hay ego que sienta culpa, orgullo, odio o envidia.

NO IMPORTA!


RAMESH S. BALSEKAR
Enlace de Web Emisora: mariela-concienciapura.blogspot.com
 
COMENTARIOS


Nombre:

Web:

E-Mail:

Comentario: