S E R Y N O S E R


17 - 11 - 2008
Todo es Energía
La tribu de las ciencias económicas suele decir que al final, todo es política; o en otras palabras, que la política siempre va influir en las decisiones económicas y, por lo tanto, cualquier modelo económico está sujeto a las distorsiones que el juego político introduzca en su desarrollo. La tribu científica, en cambio, acepta que todo es energía en el universo y que todo, en el mundo material, puede ser explicado en términos de transferencia y transformación de energía, además de que los seres humanos somos parte integral de dicha transformación energética, espectadores y manipuladores de su captura, transformación y utilización. La fuente esencial de energía de que hablamos aquí, claro está, es la del Sol, sin la cual ningún proceso químico o energético se daría en nuestra biosfera: por lo tanto, dependemos absolutamente del Sol para subsistir.



La energía constituye un fenómeno tan esencial que podríamos decir que el sistema económico mundial gira alrededor de esta, y de manera irrestricta. No seria muy arriesgado, inclusive, categorizar las actividades económicas que conocemos en capturadoras, transformadoras, transmisoras o disipadoras de energía.



Por ejemplo, una planta hidroeléctrica transforma energía potencial, a partir del ciclo del agua, en energía eléctrica transmisora que se transforma en energía mecánica y en parte se disipa como energía térmica durante la producción de un artículo plástico que, a su vez captura energía potencial procedente de los hidrocarburos en forma de fibras y objetos de consumo, energía que proviene de la energía encapsulada por millones de años en forma de biomasa fosilizada. De este modo, la energía no se crea ni se destruye, se transforma, al punto de que cabe señalar que la energía y la materia son dos caras de la misma realidad.



En la cadena alimentaría, la energía que se extrae del Sol se transforma en energía potencial orgánica, como en el caso de las plantas, y esta se va transfiriendo de un organismo a otro mediante el alimento, con una eficacia del 10%. En nuestro cuerpo, convertimos nuestros alimentos energéticos en una molécula transmisora de energía conocida como ATP, la cual -por medio de la fosforolización oxidativa- se transforma en energía celular.



Cada año llega a la superficie de la Tierra una energía equivalente a 60 billones de petróleo, 15 mil veces más que el actual consumo energético de la humanidad en su conjunto. De esta cantidad, la mitad se absorbe y se convierte en calor, el 30% se refracta hacia el espacio, una quinta parte sirve para poner en marcha los ciclos hidrológicos y solo una pequeña fracción (0,6%) es utilizada por el mundo vegetal para el proceso de fotosíntesis.



Tomando esto en cuenta, podemos afirmar que las crisis energéticas no existen; lo que sí existen son las crisis de innovación, invención y voluntad para aprovechar la gran cantidad de energía que nos llega del Sol de una manera eficiente y en armonía con la naturaleza, acorde con el bienestar de los seres humanos. El actual cambio climático y los altos precios de los combustibles fósiles son factores que, hoy en día, se nos presentan, entonces, como una estimulante oportunidad de cristalizar las ansias de innovación e inventiva de la humanidad para lograr una reconversión total de los sistemas energéticos.



Sistemas renovables de transformación de energía como los hidráulicos, eólicos, solares, gasificación de biomasa, nucleares y otros más que serán nuestros futuros aliados a lo largo de este proceso, articulados a redes interminables de transmisión eléctrica, con el objetivo de construir una gran electranet mundial a favor del hombre y el cosmos.



Es importante dentro de este menester que las tribus científicas, políticas y económicas se pongan de acuerdo para crear el ambiente necesario en el sistema socio económico mundial con el fin de facilitar la diseminación y la aplicación del conocimiento, libre por supuesto de todo entrabamiento burocrático y de estructuras monopolistas que puedan distorsionar este nuevo modelo económico basado en la energía como eje central del desarrollo.
Enlace de Web Emisora: www.cientec.or.cr
 
COMENTARIOS


Nombre:

Web:

E-Mail:

Comentario: